MINISTERIO INDUSTRIA Y ENERGÍA
 
 
 
El jerarca repasó las medidas tomadas por el MIEM y el Gobierno para favorecer a las pequeñas y grandes industrias, y anunció estrategias para aprovechar las oportunidades que el contexto presenta para Uruguay, debido a su solidez institucional y el modo exitoso en que ha enfrentado la pandemia.
 
 
 
El ministro de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini, participó de la charla virtual Reactivación de la economía y superación del covid-19, realizada el jueves 28 de mayo. Los otros dos oradores fueron el exintendente de Canelones, Yamandú Orsi, y el presidente del Parque de las Ciencias y de la Fundación CID Canelones, Jorge Tomasi.
Paganini realizó una revisión de cómo se encontraba el país antes de la pandemia, y lo definió como “en un período de retracción de la actividad industrial”. Recordó que gran parte de los sectores se fueron retrayendo, desde los más complicados —las curtiembres— hasta otros en los que el impacto fue menor. Por su parte, existen unos pocos sectores que el ministro calificó de “ganadores” antes de la crisis sanitaria: celulosa y papel, derivados del petróleo (debido al mayor parque automotor), productos químicos e instrumentos médicos.
“Tenemos un país que está en un punto de transformación de su matriz industrial, y ese es un punto de partida que tenemos que tener claro”, dijo el ministro. Esto implica una caída de empleo en el sector entre 2009 y 2019 y un  “problema de competividad”, debido a los costos (incluyendo los de la energía) y los desequilibrios macroeconómicos, elementos que el programa de Gobierno “pretende atacar”, afirmó Paganini.
Luego de analizar la situación previa a la crisis sanitaria, el ministro mostró datos posteriores a marzo, y calificó la situación como de “desempleo fuerte”, producto del “impacto clarísimo” de la pandemia.
“Es un problema que notoriamente tenemos que atacar y que el Gobierno ha enfrentado con muchas medidas” para mitigar los impactos en la salud, en lo social y en la economía. En este último campo, recordó que se han implementado medidas de apoyo a las mipymes, mientras que en una próxima etapa se planifica que los apoyos sean “a todo nivel de la actividad”.
Luego de analizar diversos datos que muestran la caída de la actividad en Uruguay luego del 13 de marzo, el ministro sostuvo que  “en la base del éxito de la estrategia contra el covid-19” se encuentra la apuesta del Gobierno a lograr un equilibrio “entre libertad y responsabilidad”.
 
 
 
Hacia la nueva normalidad
Paganini analizó la etapa de tránsito de Uruguay hacia la nueva normalidad. Recordó que el covid-19 ha generado un problema mundial que también ha impactado en nuestro país. Para seguir adelante, se seguirá trabajando bajo la máxima de “libertad con responsabilidad”, lo que implica recomendar sin imponer, apostando, como hasta ahora, a la “articulación y diálogo” entre organismos del Estado de todos los niveles y el sector privado. “Uruguay sacó su mejor esencia” en todos los sectores, “lo que nos distingue a nivel mundial”, opinó el secretario de Estado.
La nueva normalidad se enfrentará con protocolos por sectores, “para ir avanzando en el nivel de actividad, manteniendo el control de la situación, con distanciamiento físico sostenido” y medidas de higiene, así como el uso de tapabocas obligatorio, explicó Paganini.
A esto se sumará la aplicación móvil de alertas de exposición temprana al virus, que se anunciará la semana que viene, surgida de un acuerdo con Google y Apple. Paganini la calificó como “una herramienta adicional en esta nueva normalidad”. Gracias a ella, se podrán detectar focos de covid-19 con rapidez, lo que permitirá tomar acciones. El ministro subrayó que la prevención irá de la mano con la privacidad de los usuarios, cuyos datos no se difundirán de ninguna forma.
Al respecto, Paganini enfatizó que continúa siendo relevante para el Gobierno “reaccionar rápido”, algo que ha quedado en claro en las acciones tomadas en Rivera.
 
 
El rol del MIEM
En cuanto al MIEM, Paganini explicó que, para estimular la economía e impulsar la nueva normalidad, la cartera ha tomado diversas medidas. Se han recibido a delegaciones empresariales, que plantearon sus dificultades. También se han atendido problemas específicos de sectores concretos, como el calzado y la vestimenta, que son zafrales. Para ellos, se extendió el seguro de paro.
También se modificó el régimen de admisión temporaria, que se prolongó automáticamente. Asimismo, se simplificó el trámite de nacionalización, en caso de que fuera necesario.
Asimismo, se impulsaron, a nivel del Ministerio de Economía y Finanzas, cambios en el mecanismo de funcionamiento de la Ley de Inversiones, en particular de la Comap. A través de una circular, se prologaron automáticamente los plazos para el cumplimiento de los indicadores, y luego un decreto cambió las condiciones de la Comap para beneficiar las inversiones que se lancen o aplican este año.
Con estas medidas, ya en funcionamiento, se busca promover a las empresas de porte, que son “las que empiezan a traccionar” sobre otros sectores (por ejemplo, las mipymes de servicios y la construcción), a través de la exportación.
En cuanto a los servicios de UTE y Antel, el ministro recordó que se tomaron medidas que beneficiaron al sector hotelero y gastronómico y se prolongó el descuento a quienes utilizan riego artificial.
 
Estrategia de desarrollo nacional
Paganini destacó que “Uruguay tiene en su trama social, cultural e institucional una serie de fortalezas que se notan muy fuertemente en este contexto” y que pueden constituir “un faro de atracción de inversiones”, ya que nos distinguen en la región. “Podemos tener una ventaja comparativa, si la sabemos aprovechar bien”, afirmó. Un objetivo del presidente de la República, Luis Lacalle Pou, para esta nueva etapa, es atraer a empresarios de la región, anunció el secretario de Estado. Para ello, serán clave instrumentos como los clústeres y los parques industriales, que se impulsará a través de medidas que hoy se preparan. De hecho, agregó que la reciente Ley de Parques Industriales es “un instrumento idóneo” que se puede fortalecer.
El ministro afirmó que es necesario “mejorar la competitividad de manera genuina”. Además, sostuvo que las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) que se han consolidado en este contexto “potencian al Uruguay como país de servicios” que se pueden brindar a distancia. También adelantó que se buscará promover la logística, lo que incluye el puerto de Montevideo. Esto podrá potenciar a la zona metropolitana “como punto de referencia regional”, explicó.
En cuanto a la transformación energética, Paganini dijo que se irá a un esquema en el que habrá producción tanto a gran escala como a mediana escala, que se volcará y tomará de la red. Además, a mediano plazo también habrá producción a pequeña escala, con extensión de paneles solares. Para ello, se requieren redes inteligentes que permitan a UTE administrar una demanda variable, señaló. En el mismo sentido, se planifica regular una gestión inteligente de la energía dentro de los parques industriales.
 
Paganini también calificó como “clave” fortalecer el intercambio regional de energía. Ya se está trabajando con Argentina y con Brasil. Esto permitirá rentabilizar los excedentes energéticos con los que cuenta nuestro país.
 
El ministro también sostuvo que es necesario avanzar en la electrificación del transporte, tanto en el público como en el liviano, por ejemplo de reparto, área en la que existe “una oportunidad fuerte”. Habrá planes para favorecer la recarga nocturna y los cargadores de vehículos, anunció.
El secretario de Estado añadió que “el mundo que viene es el de una industria distinta”, con automatización, inteligencia artificial, sensores y big data, para la que se requerirá Internet de las Cosas, lo que, a su vez, demanda cambios en las telecomunicaciones. Calificó como muy relevante a la red 5 G, tanto para los usuarios generales como para el manejo de robots y sensores, con un foco industrial, a mediano plazo.
“El conocimiento es, cada vez más, la ventaja competitiva”, dijo el ministro, que coincidió con el intendente Orsi en el elogio a la capacidad científica uruguaya demostrada durante la pandemia. “Si la unimos a la capacidad empresarial, nos da una ventaja comparativa”, aseveró, y dijo que hay un “terreno fértil” para el impulso de la biociencia y la bioingeniería. Las potencialidades del sector quedaron en evidencia en el llamado a la fabricación de respiradores que realizaron ANII y el MIEM, y este ministerio busca seguir apoyando esta línea, dijo el jerarca.
“De la pandemia salimos con muchos problemas, seguramente (…), pero también salimos con oportunidades que tenemos que poder aprovechar”, a través de la cooperación interinstitucional y público-privada, finalizó el ministro.
 
El webinar completo puede verse en https://bit.ly/Webinar_Reactiva.
 

Comparte este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn